FORMOSA :Nueve años de cárcel para un hombre que abusó sexualmente de su propia hermana





El Superior Tribunal de Justicia, constituido en Tribunal de Casación, confirmó el fallo de la Cámara Primera en lo Criminal que oportunamente condenó a nueve años de prisión e inhabilitación absoluta por igual tiempo a un hombre que abusó sexualmente de su propia hermana, en un hecho ocurrido hace tres años en el Circuito Cinco de la ciudad de Formosa. 


El acusado fue hallado responsable del ataque sexual a su hermana perpetrado el 8 de julio de 2015 en la casa que alquilaba en el barrio Simón Bolivar, y condenado por el Tribunal juzgador a 9 años de cárcel como autor de los delitos de abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo y coacción.

La sentencia fue recurrida por la Defensa a través de un recurso de Casación y, en un nuevo pronunciamiento dictado días atrás, el STJ confirmó en todas sus partes el fallo de la Cámara Primera

Los jueces de Casación ponderaron que en los argumentos expuestos por el Tribunal de sentencia surge de que manera quedó acreditada la producción histórica material del hecho juzgado y la participación del acusado (luego condenado) como autor del ilícito, sin que se adviertan dudas de los magistrados sobre los extremos de la imputación delictiva para condenar y aplicar la pena, partiendo del relato de la víctima que encontró apoyatura en el resto de las pruebas incorporadas y valoradas en su conjunto.

Respecto a la versión dada por el condenado, el Tribunal advirtió que la misma o encontró respaldo probatorio e, incluso, la propia sentencia explica de qué manera fue desacreditada con los elementos incorporados a través de los informes médicos y periciales, los cuales son pruebas instrumentales que dan cuenta de los enseres personales y prendas de vestir secuestrados, determinando las circunstancias de lugar, tiempo y modo en que fue consumado el hecho, mediando el uso de violencia física y psicológica por parte del autor para someter sexualmente a su hermana.

El Tribunal asignó un valor fundamental al relato brindado por la víctima, valorado como veraz y signado por el sufrimiento que la inesperada conducta de su hermano generó en ella, advirtiéndose que el hecho ocurrió en un ámbito privado excluido de la presencia de testigos, pese a lo cual la violencia con que se logró el sometimiento quedó probado con el informe del Cuerpo Médico Forense que dio cuenta de las lesiones que tenía la víctima.fuente EC